Observatorio de DDHH de Kosovo y Metohija. Human Rights Watch (HRW) pidió el 7 de septiembre que las Naciones Unidas paguen una indemnización a las minorías de Kosovo que fueron reasentadas en campos de acción de la ONU a finales de los años 90 y ahora sufren de envenenamiento por plomo.

El observatorio afirma que cerca de 600 personas fueron forzadas a abandonar sus hogares en Mitrovica después de la guerra de Kosovo de 1998-99 y fueron reasentadas en campamentos que se sabe están contaminados por el plomo de una mina industrial cercana.

HRW que entrevistó a 19 hombres y mujeres en junio cuyas familias, incluyendo a más de 30 niños, fueron afectadas por intoxicación por plomo en los campamentos. Se encontró que muchos están experimentando problemas de salud incluyendo convulsiones, enfermedad renal y pérdida de memoria.

El año pasado, un comité de las Naciones Unidas afirmó que la misión de la ONU en Kosovo era consciente del riesgo para la salud en 2000, pero no logró trasladar a las personas desplazadas, violando sus derechos. Recomendando HRW que la ONU pague una indemnización y se disculpe, algo que no ha hecho.

“La ONU debe dejar de ignorar a sus propios expertos“, dijo Katharina Rall de HRW.

La misión de la ONU en Kosovo fue establecida al final de la guerra en 1999 y ayudó en su gobierno hasta la independencia de Kosovo en 2008.

Vía| www.rferl.org

Anuncios