Agencia Almanar El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que Moscú considera el despliegue del sistema antimisiles estadounidense en Corea del Sur como un reto y añadió que Rusia no lo dejará sin respuesta, al mismo tiempo que explicó el desarrollo militar de su país en la región.

“Este tema es una gran preocupación para nosotros y lo hemos estado expresando constantemente durante décadas. Esto perturba el equilibrio estratégico en el mundo”, dijo Putin, informó RT.

“Pero el mundo está en silencio y nadie nos escucha”.

“Tienen elementos en su sistema ABM en Alaska y ahora en Corea del Sur. ¿Tenemos que mirar esto con los brazos cruzados y hacer lo mismo en Europa del Este? Por supuesto no. Vamos a dar nuestra respuesta a este desafío”, agregó.

Putin dijo que Rusia no cree en las garantías occidentales de que el sistema ABM no está dirigido contra Rusia y está trabajando en maneras de contrarrestarlo. Él dijo que esto formaba parte, de hecho, de una carrera armamentista.

Anuncios