(SOS).- Una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Fátima e inaugurada recientemente con motivo de los 100 años de las apariciones marianas, fue atacada por una turba de extremistas hindúes en la diócesis de Hyderabad, en el estado indio de Andhra Pradesh.

La iglesia había sido inaugurada por el Arzobispo de Hyderabad, Mons. Thumma Bala, el pasado 13 de mayo durante la fiesta del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima.

El Consejo Global de Cristianos Indios (GCIC) mostró su indignación por la “destrucción sacrílega perpetrada por cerca de 100 personas”.

Según informó la revista Mondo e Missione del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras (PIME), los responsables pertenecen a “los movimiento más fanáticos de la derecha nacionalista hindú” y la iglesia quedó devastada “completamente”. Los vándalos destruyeron las estatuas de Jesús y de la Virgen, ornamentos, cuadros y sillas.

La información e imágenes fueron enviadas a la citada publicación por el Padre Vijay Kumar Rayarala, superior regional del PIME en la India. La revista señaló que este ataque es “una señal particularmente preocupante no solo por el modo como fue ejecutado, sino también porque Hyderabad no se encuentra en una de las áreas donde este tipo de violencia haya sido verificada”.

“Estamos bajo shock y llenos de dolor. Que el Señor nos proteja y perdone a quienes han cometido esta destrucción. Es una señal muy peligrosa y nosotros los cristianos debemos estar unidos en la demanda de que sean detenidos los culpables”, expresó el Padre Vijay.

Por su parte, Mons. Bala señaló que “este acto de desacralización, de vandalismo y la destrucción de las estatuas hiere de modo profundo los sentimientos religiosos de la Iglesia católica”. El Arzobispo de Hyderabad aseguró que se llevaría a cabo un acto de reparación cuando concluyan las investigaciones de las autoridades.

El Arzobispo de Bombay, Cardenal Oswald Gracias, también condenó este ataque y dijo que ha sido “una experiencia horrible”. En el momento del asalto no se estaba realizando ningún acto religioso, pero los atacantes comenzaron a molestar a los fieles presentes.

El Cardenal Gracias recordó que “la intolerancia hace mal al país y es una vergüenza para todos”. “Condeno fuertemente este incidente, esperamos que quede como un hecho aislado”, indicó.

“Estas cosas no hacen bien a la nación. Se trata de un pequeño grupo, sin embargo estos hechos representan una vergüenza para todos nosotros. Cada cierto tiempo se verifican estos incidentes”, insistió. Sin embargo, destacó que “esta vez el Gobierno reaccionó de forma rápida: cerca de 15 personas han sido encarceladas, el Gobierno ha prometido apoyo para las actividades de la Iglesia”.

La Policía local manifestó que el motivo del ataque habría sido “una disputa de tierras”.

hydera1-1

Anuncios