Agencia Almanar En el transcurso de una entrevista exclusiva con el periódico libanés Al Akhbar, el ex primer ministro Nuri al Maliki ha afirmado que “el principal beneficiario de la cumbre de Riad es Israel” añadiendo que “aunque Netanyahu no estuvo físicamente presente en esta cumbre, él estuvo moral y mentalmente allí”

Maliki continuó diciendo: “Por otro lado, la visita de Trump a Israel lo prueba. De hecho, Trump dijo a los saudíes: “Os ofrezco lo que queréis y me dirigiré a Israel para ofrecerle lo que quiere”.

Él precisó que “el segundo ganador de esta cumbre es EEUU. Ellos han ganado dinero y contratos. Y, como bien expresó Trump, EEUU ha logrado imponer su presencia, pero además ha creado una nueva forma de “alianza” árabo-islámica.

Maliki dice que “Arabia se impuso como la presidenta de tal alianza, una ambición que tenía desde hace tiempo, pero que ha arrastrado a toda la región a la situación que sufre hoy. Ellos han dado a Arabia un juguete como se ofrece a un niño para que se divierta con él”.

“Los saudíes han expresado loo que piensan de manera clara y violenta y sin equívocos. Ellos han hecho de Irán y sus aliados un objetivo para ellos. Es por lo que han lanzado una campaña contra Teherán en un intento de parte de Mohammed bin Salman de desplazar la batalla hacia el interior de Irán”.

Sin embargo, señaló Maliki, Arabia Saudí está lejos de ser fuerte e Irán está lejos de ser débil y, por otro lado, ninguno de los países que participaron en la conferencia se alinearía con Arabia en caso de guerra con Irán, ni siquiera EEUU. Esto significa que, a fin de cuentas, Arabia Saudí será el gran perdedor de esta cumbre porque ha gastado su dinero y ha revelado su animosidad. Y ella se arriesga a pagar un precio muy caro”

Anuncios