(SOS).- El presidente Joko “Jokowi” Widodo instó al pueblo de Indonesia a la unidad nacional, después del ataque terrorista que causó el pasado 24 de mayo la muerte de cinco personas y heridas a otras 12. Mientras tanto, continúan las investigaciones y, según fuentes locales, la Policía del este de Yakarta ya habría identificado a uno de los suicidas. Se trata de Ichwan Nurul Salam, de 32 años, residente en la capital indonesia.

En una rueda de prensa celebrada en su residencia privada en Surakarta, en Java Central, Widodo dijo: “Invito a todos los ciudadanos de esta nación a mantener la calma y a preservar nuestra unidad. Debemos defender nuestra paz como musulmanes que se están preparando para el mes de ayuno del Ramadán”. El mandatario anunció que había ordenado una búsqueda exhaustiva para llevar ante la justicia a los partidarios de los terroristas. La tarea fue confiada al general Tito Karnavian, jefe de la Policía Nacional.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, se encuentra en alerta máxima en los últimos meses, después de una serie de planes terroristas y ataques por parte de militantes inspirados en el Estado Islámico. Los expertos creen que el ataque tenía como objetivo a los agentes de policía.

La nación está experimentando un período de fuertes tensiones sociales y políticas, debido a los movimientos radicales islamistas, que están amenazando el espíritu de unidad y el pluralismo en el cual se ha fundado el Estado. Después de la condena por blasfemia del gobernador de Yakarta, el cristiano Basuki “Ahok” Tjahaja Purnama, estas tensiones han asumido una apariencia de conflicto religioso. En un esfuerzo para detener el fenómeno, la administración Widodo ha lanzado recientemente una campaña contra los movimientos más extremistas.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad por el atentado terrorista ocurrido en la terminal de Kampung Melayu Transjakarta de Yakarta oriental. El ataque tuvo lugar alrededor de las 21 horas locales, durante un tradicional cortejo de residentes por el inminente comienzo del Ramadán. El doble atentado con bombas, coordinado por dos atacantes suicidas, causó la muerte de cinco personas, de las cuales tres eran agentes de la Policía, además de provocar heridas a otras 12. Los dos yihadistas fallecieron en el acto.

En un primer momento, la dinámica del ataque hacía pensar que detrás del atentado terrorista en el este de Yakarta había militantes del Jamaah Anshar Daulah (JAD), que fueron responsables de las explosiones ocurridas en Bandung el 27 de febrero pasado. En aquél incidente no se verificaron víctimas aparte del autor del atentado, que fue herido mortalmente por los disparos de la Policía. Martinus Sitompul, portavoz de la Policía Nacional, declaró que en Yakarta oriental fue usado el mismo tipo de material que en Bandung: dos ollas a presión llenas de metralla, con bajo contenido explosivo.

A continuación, los medios de comunicación recogieron el comunicado del Estado Islámico atribuyéndose la autoría, una breve nota que la organización radical sunní difundió a través de la agencia Amaq.

El del 24 de mayo es el segundo atentado del grupo yihadista en suelo indonesio. En enero de 2016, los islamistas asaltaron el centro comercial Sarinah, en la ciudad de Yakarta, armados con bombas y pistolas, causando la muerte de ocho personas, entre ellas, la de cuatro agresores.

En los últimos años, la Policía ha sido objeto de numerosos ataques perpetrados por fundamentalistas islámicos. Las autoridades indonesias están en estado de alerta, previendo ulteriores atentados.

(Fuente: AsiaNews)

Anuncios