Observatorio de Derechos Humanos de Kosovo y Metohija. En la aldea de Ljubožda, municipio de Istok, la primera casa serbia se está renovando. Las trece familias que regresaron a este pueblo después de dieciocho años esperan la reconstrucción de sus destruidas viviendas.

Radio KIM informa que estas familias serbias siguen siendo las propietarias del terreno en el pueblo, y esa es la razón por la que ellas retornaron encontrándose con la resistencia de los vecinos. Cada casa serbia posee varios acres de tierra, pero los albaneses las han ocupado.

Una de las repatriadas dice que sólo puede observar su casa pero que no puede entrar. Ella posee seis hectáreas de tierra, pero su hogar fue usurpado por un albanés de la aldea vecina. Mientras, otro retornado afirma que un albanés ha construido una cabaña en su terreno.

Los repatriados ya sabían que encontrarían obstáculos, pero no querían renunciar: “Sabíamos que nos encontraríamos dificultades, pero somos persistentes”, asegura uno de ellos, Mirko Simić.

Vesna Maliković de la Oficina de Retornos y Comunidades del municipio de Istok dijo en Radio KIM que en el municipio de Istok vivieron 8700 serbios y 17000 montenegrinos hasta 1999 de los cuales no ha regresado ni un tercio.

La policía de Kosovo vigila continuamente a los retornados de la aldea de Ljubožda, y los soldados de la KFOR eslovena los visitan de forma ocasional.

Vía| www.media.unmikonline.org

Anuncios