Yakarta (Agencia Fides) – “En Indonesia todavía no ha llegado el momento de ver a un cristiano como líder político a nivel nacional, que sea presidente, vicepresidente o gobernador de Yakarta. Hay que tener paciencia y mirar a la historia” dice a la Agencai Fides el jesuita p. Franz Magnis-Suseno, docente universitario y conocido analista de la sociedad y la política Indonesia, comentando el fracaso en las elecciones del cristiano Basuki Tjahaja Purnama (conocido como Ahok) para gobernador de Yakarta, al que ha ganado el musulmán Anies Baswedan. La campaña electoral se caracterizó por la aparición de movimientos radicales musulmanes que rechazaron la elección de un gobernador cristiano, instrumentalizando la religión con fines políticos.
“Estados Unidos tardo 160 años antes de que un católico pudiese ser presidente (John F. Kennedy en 1961) y en ese momento hubo reacciones para nada positivas en algunos partidos protestantes: y ¡estamos hablando de América! ¿Queremos olvidarnos quizás de las reacciones al primer presidente negro, Obama?¿O las fuertes protestas de muchos alemanes cuando el presidente de Alemania, Horst Koehler, hace diez años, se atrevió a hablar de ‘islam alemán’?”, señala el jesuita alemán, que vive en Indonesia desde 1961 y que es ciudadano indonesio desde 1977.
Tomando nota de la decepción de los cristianos de Yakarta, el jesuita insiste diciendo: “¿Por qué habría que pedir a un país con un 88% de musulmanes que prefiera a un gobernador cristiano en Yakarta, y más aún, un arrogante cristiano-chino?”. “Es un factor psicológico – afirma Magnis-Suseno, director del Instituto de filosofía Driyarkara en Yakarta – que no se puede pedir a la población de superar con facilidad. Sería mejor no forzar en este sentido, para evitar que vuelvan a surgir conflictos sectarios, siguiendo una oleada de emoción religiosa. Lo que Yakarta necesita es un líder musulmán pluralista y que apoye la Pancasilia, que actúe por el bien de la República de Indonesia. Un líder cristiano podría convertirse en su asistente, pero evitando posiciones de primer plano”.
Padre Magnis-Suseno admite que “Ahok es muy capaz, pero denota algunas debilidades que hacen que no sean apto para convertirse en un político de primer nivel: no sabe dominar su lenguaje”, ha dicho el sacerdote, recordando que Ahok ha usado palabras duras hacia quienes le critican. En primer lugar, según el jesuita, “Ahok debe saber que un cristiano-chino no debe hablar del Corán. Si no huviese mencionado la Sura Al-Maidah, podría haber sido reelegido”.
“Además es un personaje bastante arrogante. Y desde un punto de vista cristiano, se ha comportado de forma brutal hacia los pobres. La mitad de las personas desalojadas han sido puesta en la calle sin darles una re-ubicación. Yo mismo lo he criticado en dos ocasiones, pero no en el último año, para evitar que mis palabras fuesen manipuladas durante la campaña electoral. Ahok no es apoyado por muchos activistas sociales”, señala el p. Magnis.
Según el jesuita “Ahok no ha conseguido ampliar su base de apoyo. Hace un año, antes de la controversia sobre la blasfemia, alrededor del 75% de los ciudadanos lo consideraba un buen político, pero menos del 50%, ha aprobado su trabajo como gobernador, y sólo el 42% lo ha votado en la primera y segunda ronda de las elecciones de Yakarta”.
En Indonesia, en la elección entre un candidato musulmán y un candidato cristiano, dice para concluir el p. Magnis-Suseno “los ciudadanos comunes musulmanes votarían por un musulmán, a menos que no se trate de un personaje impresentable”, incluso sin las presiones del Islamic Defenders Front. (PP-PA) (Agencia Fides 28/4/2017)

Anuncios