Agencia Almanar. Las esperanzas de que las sanciones contra Rusia fueran rápidamente levantadas cuando el presidente Trump fue elegido en noviembre no se han materializado y los últimos comentarios del secretario de Estado, Rex Tillerson, reproducidos por Newsweek, sugieren que la nueva administración no tiene intención de eliminar las sanciones en absoluto.

Durante una conversación con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, en el fin de semana, Tillerson señaló que las sanciones en vigor contra Rusia permanecerán vigentes “hasta que Rusia devuelva el control de la Península de Ctrimea a Ucrania”, algo que por supuesto Rusia no va a hacer.

Crimea fue rusa durante siglos hasta que el dirigente soviético Nikita Jrushov, la entregó a Ucrania en febrero de 1954, Tras el golpe de estado pro-occidental en Kiev en 2014, la población de Crimea, en su mayoría rusa, celebró un referéndum que dio el resultado, cercano al 100%, de que Crimea quería integrarse en Rusia.

Rusia no va, pues, a renunciar a Crimea y condicionar las sanciones a tal hecho significa que éstas se convertirán en una constante de la política estadounidense.

Anuncios