Agencia Almanar.El líder de Corea del Norte Kim Jong-un ha supervisado una operación de comando con las Fuerzas Especiales de Corea del Norte, señalaron medios norcoreanos el jueves, en un momento en el que las tensiones crecen.

El presidente Donald Trump ha enviado una flota -incluyendo el portaaviones USS Carl Vinson- a la Península de Corea para participar en unos ejercicios junto Corea del Sur en una muestra de fuerza, acompañada de la advertencia de que Washington está preparado para ocuparse de Corea del Norte solo, “si es necesario”. Corea del Norte ha visto en estos ejercicios una provocación.

El Norte afirma estar preparado para una guerra con EEUU mientras que las especulaciones han aumentado en relación a la realización de una prueba nuclear o con un misil para festejar el 105º aniversario del fundador de la República Popular Democrática de Corea, Kim Il-Sung, el sábado.

El jueves, la Agencia Central de Inteligencia de Corea dijo que Kim contempló las maniobras desde un observatorio mientras los miembros de las Fuerzas Especiales saltaban desde aviones ligeros de transporte “atacando sin misericordia los blancos del enemigo”.

Con una amplia sonrisa, Kim alabó a sus tropas por su precisión afirmando que “las balas parecían tener sus propios ojos”, dijo KCNA sin identificar cuando fue celebrada la operación.

El diario Rodong Simmun -órgano oficial del Partido del Trabajo de Corea- publicó varias fotos del acto, incluyendo una de Kim mirando a las tropas paracaidistas descender en un campo abierto.

Las maniobras navales “prueban que las temerarias acciones para invadir la RPDC han alcanzado una seria fase”, dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores, según la agencia de noticias KCNA.

“La RPDC está preparada para reaccionar a cualquier modo de guerra deseado por EEUU”, dijo. “Realizaremos el más duro de los contraataques contra los provocadores con el fin de defendernos por la fuerza poderosa de nuestras armas”, dijo el portavoz.

Polémica en torno a un reportaje de la NBC

Por su parte, el Pentágono ha declinado comentar o ha rechazado como “totalmente equivocado” el informe de la NBC del jueves que afirmó que EEUU había posicionado dos destructores armados con misiles de crucero Tomahawk en un lugar cercano al polígono donde Corea del Norte efectúa los ensayos nucleares para llevar a cabo un ataque si se convence de que una prueba nuclear va a ser inminente. Otros medios dijeron, sin embargo, que Washington no haría nada sin consultar al gobierno surcoreano.

En realidad, es complicado para EEUU atacar a un país que dispone de armas nucleares y que tiene sus centros de producción de las mismas y las propias armas de este tipo situados en túneles subterráneos o montañas huecas en un país muy montañoso y accidentado.

En Pyongyang las sirenas han sonado por un ejercicio de la defensa civil mientras que en Seúl, varias grandes corporaciones han comenzado a evacuar sus oficinas.

Seúl está a sólo 50 kms de la frontera y sería gravemente dañada en un conflicto, según los observadores.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, viajará a Seúl el domingo.

Anuncios