Por Pablo Mora

La izquierda ha abandonado al obrero y la derecha ha traicionado la nación”

Marine Le Pen

Hacer América grande otra vez, libertad o islam, soberanía frente a intereses económicos, seguridad ante el crimen masivo, libertad de expresión contra el establishment. Hoy vamos a analizar el efecto Trump y el ascenso de los nacionalismos en Europa.

Trump

 

Donald Trump el nuevo presidente de Estados Unidos parece tener una baja popularidad entre la población pese a su victoria frente a Clinton. Trump ha basado tu campaña en un reality show y la confrontación de poderes lobistas, progresistas y como no, la globalización. Este artículo no se va a basar en una crítica a Trump sino un pequeño análisis de su victoria y el cambio radical que ha germinado en la mente de los Republicanos y sus seguidores. Trump ha sido un personaje pelicular, la CNN, BBC y diversos canales Estadounidenses se han reído de él y han estado convencidos de su derrota, esto ha sido darles voz a quienes responden las encuestas pero no se debe olvidar que hay personas que no responden pero votan, a esto se le podría llamar la mayoría silenciosa en la cual Trump se ha apoyado en varios discursos. Algo que llama la atención de él es su forma de hacer de “Lo correcto” y lo establecido algo olvidado en la política, mientras que Clinton estaba sujeta a un Status Quo (Lo podemos observar en sus discursos a principio de carrera) Trump no lo ha estado y eso le ha dado ventaja. Los medios de comunicación han jugado un gran papel en este fenómeno porque no debemos olvidar que los medios están encerrados en una especie de línea comunicada con el Orden Mundial y las hegemonías vencedoras cuyo poder se ve peligrado por el nacionalismo.

Tanto Trump como los diferentes nacionalismos crecidos en Europa tienen un objetivo común y totalmente opuesto a los intereses que persiguen determinados factores políticos y económicos. La soberanía nacional.

 

Brexit e identidad

Nigel Farage dice ser heredero de Margaret Thatcher y defensor de la soberanía de Reino Unido frente a los intereses Europeos. El Brexit ha sido una consecuencia de una inmigración descontrolada y esto le ha servido al UKIP (United Kingdom Independent Party) para levantar cabeza de manera electoral y esto ha dado un empujón al nacionalismo y buscar la relación en países como Rusia y puede que próximamente EE.UU. El sentimiento nacionalista se ha contagiado en toda Europa y más con la llegada masiva de refugiados y el comportamiento general que tienen en las sociedades occidentales. Hungría y Alemania son antagonistas en la acción que sus gobiernos mantuvieron a la hora de decidir el tema de los refugiados ¿La consecuencia? El malestar del pueblo alemán y la lucha para mantener la identidad de cultura cristiana que mantiene Europa, de esa forma Geert Wilders mantiene la idea de libertad frente al islam, que según mantienen todos los nacionalismos la imposición del Islam es cada vez más grande en la sociedad europea. En definitiva, podemos decir que los partidos políticos tradicionales no han sabido integrar bien la inmigración y dotarlas en muchos casos de privilegios que un autóctono carece. En Noruega se describía así el problema, la falta de adaptación y el rechazo de querer adaptarse.

 

Le Pen

Uno de los bloques nacionalistas más antiguos y siempre asomando en la presidencia Francesa ha sido y es el Frente Nacional compuesto por un ideario similar a Trump y los demás nacionalismos europeos. Por una parte un sistema de bienestar fuerte y una mayor subida de impuestos para mantener la protección del obrero Francés y medidas económicas proteccionistas para defender su producto nacional. Por otra, una defensa del conservadurismo social aunque este está remodelado, más adelante lo veremos. Martine Le pen ha mantenido un discurso alejado de su padre Jean-Marine, el rechazo al Laissez –Fairez y al Nacional-Liberalismo ha sido notable en sus últimos discursos. Para entender la victoria de Le pen hay que observar la geografía Francesa. Las generaciones de los primeros inmigrantes procedentes de las antiguas colonias Francesas se han radicalizado y han ido en contra de todo pronóstico de adaptación. La inseguridad y la torpeza del gobierno actual han dado un empujón al nacionalismo Francés.

¿Extrema derecha?

Este término ha sido utilizado por diferentes medios para describir a los partidos nacionalistas que están creciendo en Europa. Cuando Marine Le pen agradeció a Alexis Tsipras su intento de salida de la UE hubo una confusión por parte del espectro político tradicional y es que ya no se bate entre derecha e izquierda sino entre globalización si y globalización no, recuperar la soberanía nacional y el control de sus fronteras y sus productos o llevarlos al mercado mundial y tener un órgano supranacional que muchas veces decide por la nación “dominada”. Respecto al programa común se puede observar un conservadurismo no estancado ya que la homosexualidad y el aborto no son temas centrales. Marine Le pen por ejemplo, no rechaza totalmente el aborto y lo mira en perspectivas diferentes. Se podría decir que el “padre” del nacionalismo en el panorama actual seria Putin el presidente Ruso, ya que la unipolaridad que mantenía Estados Unidos ha sido totalmente desmantelada por las soberanías que amenazan con acabar con el “establishment” mundial.

Y ustedes que creen, ¿Nos dirigimos hacia una nueva unipolaridad o el mundo ya es multipolar?

ADVERTENCIA: http://www.infocronica.com como web abierta y coloborativa, publica cualquier artículo de opinión enviado por terceros, pudiendo o no compartir las ideas del articulista con las del medio.

Anuncios