Digitales. El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, respondió a su homólogo británico, Matthew Rycroft, y a la estadounidense Nikki Haley, quienes reiteraron sus acusaciones contra Rusia a cuenta de la crisis en Ucrania.

En particular, el representante británico acusó a Rusia por sus acciones en Crimea, que, a su modo de ver, “desataron la crisis en el país”.

“Todo empezó con el golpe de Estado [en Kiev] apoyado en gran parte por fuerzas externas”, recordó Churkin a Rycroft.

El representante ruso resaltó asimismo la postura hipócrita del propio Reino Unido a la hora de juzgar la ‘devolución’ de cualquiera de los territorios.

“Devuelvan las islas Malvinas, devuelvan Gibraltar, devuelvan la parte anexionada de Chipre, devuelvan el archipiélago de Chagos en el océano Indico, que convirtieron en una enorme base militar. Solo entonces su conciencia, tal vez, esté un poco más limpia y puedan empezar a juzgar otros temas”, señaló Churkin.

El representante ruso en la ONU también citó la Constitución de EEUU para responder a las palabras de Nikki Haley, embajadora de ese país ante Naciones Unidas, relativas a la pertenencia de Crimea a Ucrania.

En su presentación ante el organismo, Nikki Haley había reiterado la postura común de su país, afirmando que “EEUU continúa condenando y llamando a un fin inmediato de la ocupación rusa en Crimea; Crimea es una parte de Ucrania”.

“En ese sentido, vale la pena recordar que en la Constitución de EEUU resuenan las históricas palabras ‘Nosotros, el Pueblo’ (We the People, en el original). El pueblo de Crimea claramente expresó su voluntad en el referéndum [del 16 de marzo de 2014]”, señaló Churkin.

La península de Crimea se escindió de Ucrania y se reincorporó a Rusia tras celebrar en marzo de 2014 un referéndum en el que la mayoría aplastante de los votantes, más del 96%, avaló esta opción. La consulta fue convocada a raíz del violento cambio de poder en Ucrania, un suceso que Moscú calificó de “golpe de Estado”.

Rusia ha declarado en repetidas ocasiones que la población de Crimea votó sí, democráticamente y en plena conformidad con el derecho internacional y la Carta de la ONU, a la reunificación con la Federación de Rusia, país que respeta y acepta esta decisión.

Desde entonces, EEUU, la Unión Europea y otros países occidentales aprobaron varios paquetes de sanciones contra ciudadanos, empresas y sectores enteros de la economía rusa, a lo que Moscú respondió con el embargo de algunas de sus exportaciones agroalimentarias.

Fuente: sputnikNews.com

Anuncios