Agencia Alamar. El Líder de la Revolución Islámica de Irán, Ayatolá Sayyed Ali Jamenei, ha dicho que Irán podría haber librado una guerra dentro de sus fronteras si las amenazas del enemigo no habían sido frustradas en Siria.

“Si los malhechores y los terroristas, que son los títeres de EEUU y el sionismo, no hubieran sido confrontados (en Siria), habríamos tenido que luchar contra ellos en Teherán, Fars, Jorasan e Isfahan”, dijo Sayyed Jamenei en comentarios publicados el jueves.

El Líder hizo estas declaraciones durante una reunión con las familias de combatientes iraníes muertos en Siria, en la que rindió homenaje a la memoria de los que perdieron la vida en la batalla contra los terroristas takfiris.

“No sólo el Ejército, sino también toda la nación se siente orgullosa de estos mártires”, dijo Sayyed Jamenei, cuyos comentarios fueron citados por varias agencias de noticias iraníes.

Este jueves, un alto comandante militar iraní dijo también que las Fuerzas Armadas de Irán son capaces de frustrar cualquier amenaza estadounidense debido a los logros de la República Islámica en el desarrollo del poder militar del país.

El general de brigada Hossein Salami, segundo al mando del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), abordó las estrategias estadounidenses contra Irán durante la guerra impuesta por el régimen de Saddam Hussein contra Irán en los años ochenta.

“Ellos (EEUU) trataron de dañarnos mediante la guerra, pero conseguimos construir un inmenso poder misilístico y naval y una fuerza terrestre ilimitada”, dijo Salami en la ciudad iraní de Yazd.

“Hoy, nadie habla ya de derrocar al sistema (islámico) por medio de un ataque militar contra Irán, porque cuanto más el enemigo luchó contra nosotros, más fuerte se hizo la nación iraní”, agregó.

Salami dijo que Irán es consciente de la magnitud del poder real de Washington. “Sabemos que la capacidad de los EEUU, Europa y sus aliados regionales para dominar el mundo musulmán está disminuyendo”.

El comandante dijo que los esfuerzos estadounidenses para socavar la influencia de Irán en la región han llevado a la República Islámica a promover su peso en diferentes partes del mundo musulmán, incluyendo en Siria, Líbano y Palestina.

Anuncios