Agencia Almanar. El líder del movimiento Ansarulá de Yemen, Abdul Malik al Huthi, ha pedido a la población yemení que se una contra los invasores saudíes.

Según Huthi, las represalias de la nación yemení representan un caso de legítima defensa contra los agresores.

Él cree que el régimen saudí está angustiado por su fracaso en Yemen, que le ha hecho perder su papel privilegiado como mercenario de EEUU en la región.

“Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, una nueva etapa ha comenzado en el mundo y las prioridades han cambiado”, dijo.

Arabia Saudí, que anteriormente era uno de los países más ricos en el mundo, está ahora endeudada. Los saudíes se encuentran abandonados a su propia suerte y su invasión de Yemen comienza a ser muy costosa, tanto en los niveles financieros como humanos, señaló Huthi.

Por otra parte, en lo que respecta a la situación sobre el terreno, los combatientes del Ejército yemení y Ansarulá han rechazado una gran ofensiva de los mercenarios en la región de Dhubab, en el oeste de la provincia de Taiz.

Una fuente militar citada por el sitio web yemení Al Masirah señaló que “la ofensiva que comenzó el jueves por la noche fue abortada por los combatientes yemeníes, a pesar de los ataques histéricos y operaciones de paracaidistas e infantes de marina de la coalición”.

“Cientos de milicianos de la coalición y militantes de Al Qaida y el EI resultaron muertos o heridos. Tanques de los Emiratos Árabes Unidos y blindados de la coalición fueron también destruidas por el fuego de los combatientes yemeníes”, dijo la misma fuente.

Anuncios