JERUSALÉN (Sputnik) — El presidente palestino, Mahmud Abás, se reunió con el rey Abdalá de Jordania en Amán, la capital jordana, para coordinar las acciones que llevarán a cabo en caso de que el nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, decida trasladar la Embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

Trump dijo que daría este paso cuando llegara a la Casa Blanca, a pesar de las consecuencias que podría tener.

Todas las embajadas en Israel se encuentran en Tel Aviv porque la comunidad internacional no reconoce Jerusalén como la capital del país, ya la parte este de Jerusalén pertenece a los palestinos y está ocupada por los israelíes, según la ley internacional.

“Abás y el rey Abdalá II han debatido sobre las posibles ramificaciones de mover la Embajada americana a la Jerusalén ocupada y han acordado adoptar una serie de medidas si la embajada se traslada”, informó la agencia oficial de noticias palestina Wafa.

Los palestinos lanzaron una campaña hace dos semanas para advertir al mundo de las consecuencias que podría comportar el traslado de la Embajada de EEUU.

El jueves pasado, Trump indicó al diario “Israel Hayom” que tiene previsto cumplir sus promesas de trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Según Wafa, Abás señaló que su visita de hoy a Jordania era “necesaria” porque el rey Abdalá visitará pronto Washington y Moscú.

Anuncios