Tras levantar las restricciones al suministro de armas a los mercenarios terroristas en Siria, el secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, anunció que su país enviaría unos 200 soldados más al norte de Siria, bajo el pretexto de luchar contra la Organización terrorista de Daesh en al Raqqa, lo que se considera una violación a la legitimidad de Naciones Unidas y a las leyes internacionales.

Durante la conferencia “El Diálogo de Manama” en Bahréin, Carter dijo que las fuerzas estadounidenses adicionales incluyen a entrenadores de las Fuerzas Especiales, asesores, y expertos en desactivar explosivos, que se incorporarían a los 300 soldados de Fuerzas Especiales de EEUU que están en Siria.

El secretario de Defensa alegó que esta fuerza ayudaría a las fuerzas locales en su campaña para arrebatar el control de Raqqa a la Organización terrorista de Daesh, señalando que el presidente Barack Obama aprobó la semana pasada el envío de este contingente.

Carter reiteró la postura hostil de la Administración de EEUU hacia Rusia, ignorándose el apoyo de EEUU a los grupos terroristas en Siria, y establecer campos de entrenamiento en varios países regionales, como Turquía, Jordania, Arabia Saudita, además de los continuos intentos para salvar a los terroristas en la ciudad de Alepo.

Anuncios