Agencia Almanar. Agencia Almanar. El presidente iraní, Hassan Rohani, afirmó el jueves que su país e Indonesia tienen capacidad y voluntad para cooperar en los conflictos internacionales.

Al recibir en Teherán al jefe de Estado indonesio, Joko Widodo, Rouhani subrayó la coincidencia de puntos de vista de ambas naciones en temas regionales de Asia e internacionales, y abogó por expandir y consolidar los nexos en todos los ámbitos posibles.

Teherán y Jakarta pueden cooperar sobre el tema palestino, el restablecimiento de la paz y la seguridad en Siria, Iraq y Yemen, y en el envío de ayuda humanitaria a las regiones que sufren crisis naturales o conflictos armados, indicó el mandatario persa.

Además, señaló que la república islámica está lista para proveer a Indonesia energía a fin de que satisfaga sus necesidades, y valoró que la visita de Widodo marca un punto de viraje en la expansión de las relaciones.

Delegaciones de ambos estados islámicos suscribieron este miércoles aquí cuatro memorandos de entendimiento relativos a electricidad y energías renovables, estímulo a la cooperación, inversión y colaboración judicial, pero Rouhani propuso a su homólogo robustecer los lazos bancarios.

Recordó que también se necesita impulsar el acuerdo sobre tarifas preferenciales y el comercio directo, asuntos que ambos estadistas coincidieron en que redundarán en beneficio mutuo.

Fuentes de la Presidencia iraní señalaron que el mandatario persa manifestó igualmente la disponibilidad de compañías de este país para establecer asociaciones en los sectores de agua, gas natural y energía indonesios, además de brindar servicios técnicos y de ingeniería.

Acerca de los memorandos suscritos hoy, las autoridades destacaron que ayudarán a modernizar y dinamizar las fuentes de energía renovables, fomentarán más inversiones y asistencia técnica y económica, además de brindar apoyo en asuntos penales y un acuerdo de extradición.

En el tema político, Rouhani mostró a Widodo su preocupación por la que consideró mala condición de la minoría musulmana Rohingyas en Myanmar, que constituyen alrededor de 1,2 millones, y expresó esperanza de que Teherán y Jakarta consigan emprender pasos conjuntos para ayudar a aliviar ese drama.

Por su lado, el presidente indonesio saludó que el acuerdo nuclear firmado el pasado año por Irán y seis potencias mundiales allanó el camino para la promoción de las relaciones comerciales y las inversiones de asociaciones conjuntas entre su país y Teherán.

De hecho, elogió la oferta iraní de que sus compañías tengan una presencia más activa en diversos proyectos indonesios, particularmente en la construcción de una refinería que tendrá un costo de cinco millones de dólares y de una planta de generación de cinco mil megawatts.

Irán también ayudará al índice de recuperación de los campos petrolíferos de Ab-Teymour and Mansoor, y venderá a Indonesia 500 mil toneladas de gas licuado del petróleo.

Anuncios