Rusia y China vetaron un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad, presentado por España, Egipto y Nueva Zelanda, que reclama una tregua en la ciudad de Alepo, mientras que Venezuela votó en contra y Angola se abstuvo.

El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vitaly Chorkin, afirmó que el proyecto de resolución contradice un plan que expertos rusos y estadounidenses debatirán en Ginebra sobre la salida de los armados de los barrios orientales de Alepo, y una vez realizado esto, un régimen de alto el fuego entraría en vigor y se solucionaría el problema de forma efectiva, con garantizar la seguridad de los civiles y entregar la ayuda humanitaria.

“El proyecto de resolución no hace referencia a la salida de los armados de los barrios orientales de Alepo, sino que a un alto el fuego de inmediato, y con ello, los armados tienen diez días para reagrupar sus tropas y reorganizar sus filas”, dijo Chorkin.

Y afirmó que el proyecto de resolución propuesto ante el Consejo de seguridad sobre la situación en Siria es contraria a las anteriores resoluciones del Consejo sobre Siria.

El delegado ruso señaló que las provocaciones no pasan solo en el Consejo de Seguridad, sino que también en el territorio sirio, a través de los bombardeos hechos contra un hospital militar ruso en Alepo, lo que causó la muerte de dos médicos y la herida de otros que ayudaban a los sirios, mientras que otros destruyen a Siria y financian a los terroristas y continúan con su política de no hacer caso por la vida de los sirios, con el fin de implementar sus planes en la región, y esta es un política fracasada.

Anuncios