Agencias. El presidente Bashar al-Assad hizo hincapié en que la situación que enfrenta Siria ahora se parece más a una guerra mundial impuesta contra ella y que la única opción que “tenemos es salir victoriosos en esta lucha contra el terrorismo”, señalando que el uso del terrorismo, yihadistas o extremistas para servir a cualquier agenda política es algo inmoral.

El presidente al-Assad dijo en una entrevista con la televisión portuguesa, que combatir el terrorismo en Siria no sirve solamente a Siria o al pueblo sirio, sino también a todo Oriente Medio y Europa, y esto es lo que no ven los responsables en Occidente, no se dan cuenta de ello o no lo reconocen.

En respuesta a una pregunta acerca de la posibilidad de cooperar con el nuevo Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien declaró que la paz en Siria es una prioridad, el presidente al-Assad expresó la disposición de Siria a cooperar de cualquier manera para lograr la estabilidad en Siria, teniendo en cuenta los intereses del país y la voluntad del pueblo sirio.

El presidente al-Assad dijo con respecto al nuevo presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump: “no tenemos muchas esperanzas debido a que el gobierno de Estados Unidos no se refiere solo al Presidente, pues se relaciona también con diferentes fuerzas dentro de esta administración .. Tenemos que esperar dos meses hasta que empiece con su cargo en esta administración como presidente… pero siempre decimos que tenemos deseos de que Estados Unidos sea neutral y respete el derecho internacional y no interfiera en otros países del mundo y por supuesto deje de apoyar a los terroristas en Siria”.

En relación a la situación en la ciudad de Alepo, el presidente al-Assad aclaró que lo que ellos llaman “la parte oriental en Alepo” lleva ocupada por los terroristas desde hace tres años, donde están utilizando a civiles como escudos humanos. El gobierno sirio tiene dos tareas a este respecto, la primera es luchar contra los terroristas para liberar la zona y la población civil que reside allí y al mismo tiempo tratar de encontrar una solución para evacuar esa zona de los terroristas si aceptan lo que podría denominarse la opción de reconciliación, la otra cosa que ha hecho el gobierno es abrir una serie de corredores por los que los civiles pueden abandonar el área y que permiten la llegada de los convoyes de ayuda humanitaria a aquella parte de Alepo,  aunque los terroristas rechazaron abiertamente cualquier solución.

En respuesta a una pregunta en relación con los civiles dentro de la ciudad de Alepo y de si estos tienen confianza en el Ejército y el Gobierno sirio, el presidente al-Assad explicó que cuando los terroristas empezaron a controlar algunas zonas en Siria, los civiles abandonaron estas en dirección hacia las zonas bajo el control del gobierno y eso quiere decir que si los civiles no confiaran en el Ejército y el Gobierno sirio no lo hubieran hecho.

Sobre el papel que desempeña Hezbollah, Irán y Rusia en Siria, al-Assad aclaró que tanto Hezbollah como Irán y Rusia se encuentran actualmente en Siria porque ellos pueden ofrecer una ayuda importante y esencial, debido a que esta guerra no se puede limitar solo a combatir unos cuantos terroristas, sino que es algo muy parecida a una aguerra mundial, donde los terroristas están recibiendo el apoyo de decenas de países.

El presidente al-Assad añadió que la mayor parte del apoyo ruso a Siria se manifiesta en la acción aérea y es una contribución fundamental debido a que Rusia es una gran fuerza en este campo y ambos países llevan cooperando militarmente desde hace más de sesenta años. En el campo político los rusos actúan de acuerdo con sus valores y respetan el derecho internacional, así como la soberanía, la cultura y la voluntad de los otros países.

El presidente al-Assad señaló que Siria estaba en camino hacia la democracia, una democracia que refleja la cultura y la realidad de Siria.

En relación con el asunto humanitario, el presidente al-Assad dijo que este tema no está limitado solo a ofrecer alimentos y recursos básicos. La mayoría de los refugiados quieren volver a su país y vivir en paz, por lo tanto el proceso humanitario es paralelo a la lucha contra el terrorismo, agregó el presidente al-Assad.

Asimismo, el presidente al-Assad explicó que el problema sirio en sí mismo no es complicado de resolver, pero la intervención externa, en particular occidental, es la causa principal de hacerlo mucho más complicado, debido a que Occidente está en contra del gobierno sirio, mientras que Rusia, Irán y Hezbollah vinieron a Siria por invitación del gobierno sirio.

Sobre Turquía dijo al-Assad que el presidente turco padece de megalomanía y vive en la época de los otomanos, agregando que la intervención militar de Turquía en Siria es una invasión y Siria tiene el derecho de defenderse y de defender su territorio y su soberanía, tiendo en cuenta que todos los terroristas que han llegado a Siria entraron a través de Turquía.

En su respuesta a una pregunta sobre una posible cooperación con los Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, el presidente al-Assad dijo que Siria está dispuesta a cooperar con los norteamericanos si muestran una verdadera voluntad y seriedad, manifestando que el problema de los norteamericanos es que ellos creen que son la policía mundial y saben perfectamente como crear los problemas, pero no saben como resolverlos, por lo tanto si ellos van a seguir con la misma política que adoptaron las administraciones anteriores no se puede hablar de muchas esperanzas del nuevo presidente y gobierno estadounidense. Fuente: Agencia Sana

Anuncios