MOSCÚ (Sputnik). Rusia tendrá una nueva división de bombarderos pesados, entre ellos los portamisiles estratégicos Túpolev Tu-95MS y Tu-22M3 que, según expertos, podrán realizar misiones de patrulla en el Pacífico cerca de Japón, islas Hawái y Guam, escribe el diario Izvestia. “La división, que se está terminando de formar, incluirá varias escuadrillas de bombarderos estratégicos emplazados en el Distrito Militar Este y en el Central”, dijo al periódico un funcionario del Ministerio ruso de Defensa. 

Será la segunda unidad de este tipo tras la 22 división de bombarderos pesados que se basa en Mozdok (Osetia del Norte), Engels (Región de Sarátov) y Shaikovka (Región de Kaluga). Según Izvestia, la nueva división contará con varias decenas de bombarderos y se emplazará en las bases aéreas Bélaya (Región de Irkutsk) y Ukrainka (Región de Amur). La principal misión asignada a este tipo de unidades en la Unión Soviética era atacar las bases militares de EEUU en Japón, islas Hawái y Guam, recordó el historiador militar Dmitri Boltenkov. Los portamisiles estratégicos rusos dejaron de patrullar esta parte del Pacífico en la década del 1990 pero, a juzgar por algunos reportes, han vuelto a sobrevolarla regularmente en los últimos años. 

Desde 2014, cazas estadounidenses y japoneses salieron a interceptar en varias ocasiones los Tu-95MS rusos cerca de Japón; y en noviembre de 2015, estos bombarderos rusos circunvolaron por vez primera Guam sin entrar en el espacio aéreo de esta isla asociada a EEUU con el estatus de territorio no incorporado. 

Antón Tsvétov, del Centro de Proyectos Estratégicos, opina que Rusia trata de asegurar la protección militar de sus crecientes intereses políticos y económicos en el Este. “Rusia, al incrementar sus capacidades militares en el Pacífico, muestra lo serias que son sus ambiciones orientales”, comentó el experto.

Los Tu-160 rusos ‘alarman’ a Europa

Mientras tanto dos bombarderos estratégicos Tu-160 causaron alarma en cuatro países europeos tras volar cerca de sus fronteras, según informó la BBC. 

De acuerdo con el medio británico, el incidente ocurrió el 22 de septiembre. Noruega, el Reino Unido, Francia y España tuvieron que hacer despegar sus aviones para interceptar a los bombarderos rusos que volaban de Noruega a España. 

Al detectar cerca de su frontera norte dos aviones Tu-160 —clasificados como Blackjack en la terminología de la OTAN— Noruega envió dos cazas F-16 para seguir la ruta de los bombarderos rusos hasta que se acercaron al norte de Escocia. Luego, fueron escoltados por los Typhoon de la Real Fuerza Aérea Británica. A unos 100 kilómetros de las costas de la Bretaña francesa, los aviones rusos fueron escoltados por los Rafales galos. 

En España —en las proximidades de la ciudad de Bilbao— fueron interceptados por los F-18 del Ejército del Aire de España. Según el Ministerio de Defensa de España, las dos aeronaves rusas se acercaron, pero “en ningún momento entraron en el espacio aéreo español”.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha declarado en reiteradas ocasiones que todos los vuelos de la Fuerzas Aeroespaciales de Rusia se realizan de conformidad con las respectivas normas internacionales y sin violar las fronteras de otros Estados. Fuente: mundo.sptuniknews.com

Anuncios