El analista de Defensa ruso, Alexander Khrolenko, comenta los ejercicios realizados por una flota nuclear de la armada rusa al norte de Escocia y que mantuvieron en alerta a la OTAN, durante toda la semana.

Digitales. Ocho navíos nucleares de la armada rusa se encuentran en trayecto desde Severomorsk, en el norte de Rusia, a Tartus, Siria. El convoy es liderado por el poderoso portaaviones Almirante Kuznetsov y mantiene en alerta a las fuerzas de la OTAN, pues según manifiestan desde la alianza “estos ejercicios suponen una actitud desafiante por parte de Rusia”

Las naves rusas que realizaron unos ejercicios navales al norte de Escocia, cruzaron este viernes por el Canal de la Mancha, en el peor momento de las relaciones entre Londres y Moscú.

El Ministerio de Defensa ruso publicó imágenes de aviones despegando desde el Almirante Kuznetsov, mientras la armada del Reino Unido dispuso dos naves, el destructor HMS Duncan y la fragata HMS Richmond, para interceptar y seguir las maniobras de la flota rusa. 

Paralelamente, la prensa británica asegura que las armadas de Noruega, Finlandia y Holanda se mantienen en estado de alerta ante la presencia de la flota nuclear.

Según el analista de Defensa, Alexander Khrolenko, quien fue entrevistado por el diario británico The Sun, “mientras que el bloque del Atlántico Norte está estancado en las arenas de Oriente Medio, la armada de Rusia toma la iniciativa por el control del Atlántico y los mares Mediterráneo y Negro”.

Es más, con la llegada del convoy liderado por el Kuznetsov a Siria, Khrolenko advierte que Rusia adquirirá una posición “especialmente relevante en el Mediterráneo”.

Anuncios