Digitales. La formación de la derecha identitaria holandesa PVV, liderada por Geert Wilders y que encabeza los sondeos de cara a las elecciones generales, propone cerrar todas las mezquitas y prohibir el Corán.

El partido identitario ha publicado un programa electoral de una sola página titulado “Holanda es de nuevo nuestra” en el que se recogen 11 puntos prioritarios, la mayoría de los cuales se centran en lo que Wilders denomina “desislamización” del país.

El PVV quiere, de ganar las elecciones holandesas o formar parte de un Gobierno de coalición, cerrar todos los centros de “refugiados”, todas las mezquitas y escuelas islámicas e introducir una prohibición al Corán, según el programa que publica la cadena de televisión pública holandesa NOS.

Entre los 11 puntos de su programa electoral Wilders plantea además “encerrar de manera preventiva” a musulmanes radicales, retirar la doble nacionalidad y expulsar del país a criminales, e impedir el regreso a Holanda de terroristas que han viajado a Siria para luchar junto a Daesh.

El PVV quiere además que no entren más solicitantes de asilo ni inmigrantes de países islámicos, por lo que quiere “cerrar las fronteras”, entre otras medidas similares. El partido identitario también aboga porque Holanda salga de la Unión Europea.

Geert Wilders se enfrenta a un “juicio político”

Mientras tanto la Corte holandesa ha autorizado a los fiscales a juzgar a Wilders, por sus declaraciones en un discurso contra el Islam en 2014.

“El tribunal rechaza todas las objeciones de la defensa”, ha señalado el juez Hendrik Steenhuis, de un tribunal del distrito de La Haya.

La decisión supone que el partido que lidera Wilders tendrán que enfrentarse a las acusaciones en los próximos meses, coincidiendo posiblemente con las elecciones del 15 de marzo.

Geert Wilders está acusado de “discriminación e incitación al odio” por manifestar en sus declaraciones, que fueron televisadas, que quería menos marroquíes en los Países Bajos.

El mes pasado, en una audiencia en una corte de alta seguridad, la defensa solicitó el sobreseimiento de los cargos contra el controvertido político, denunciando un “juicio político”.

Pero el juez señala en su sentencia que el enjuiciamiento de Wilders “no afectará a sus libertades políticas ni a las del PVV”.

“Menos marroquíes” en los Países Bajos

Las declaraciones en cuestión fueron hechas en una fiesta después de las elecciones municipales de marzo de 2014 en La Haya, cuando Wilders prometió a sus seguidores que se ocuparían de que hubiese menos marroquíes en su ciudad y en su país. Su abogado defiende que las palabras de Wilders “pone de relieve el programa de su partido”.

Si es hallado culpable, Wilders podría ser condenado a una pena máxima de dos años de prisión o una multa de más de 20.000 euros. La fecha del juicio está prevista el 31 de octubre.

Anuncios