Nota HSM. Militantes de Hogar Social Madrid protestan en la puerta de la Audiencia Nacional en la primera jornada del “macrojuicio” de la trama “Gürtel”, donde muchos de los que han decidido sobre nuestro país como políticos, hoy se sientan en el banquillo imputados por corrupción. Es vergonzoso que, en muchas ocasiones, el castigo quede en penas testimoniales, donde muchos ni si quiera entran en la cárcel y, otros tantos, pasan a figurar en nómina en la ejecutiva de grandes multinacionales. Mientras tanto, muchos españoles no llegan a fin de mes, no pueden pagar sus hipotecas ni encuentran trabajo, siendo estos españoles, precisamente, a quienes han robado.

Vivimos un momento convulso en el que no podemos tolerar la normalización de la corrupción por ser numerosa, pues no sólo es un delito, sino que se convierte en inmoralidad y atentado contra la población española cuando, además, quien lo comete se encarga de recortar derechos y dignidad a los españoles de a pie.

NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS.

MANTENERSE EN PIE EN UN MUNDO EN RUINAS

14581305_1149983745086350_1727530587096857055_n

Anuncios