Por Pablo MoraLeyes de izquierda, leyes de derecha, leyes de centro… multitudes de adjetivos para describir cualquier acción política que se aplique en España, pero lo más inquietante es el tema educativo.

indiceTodos sabemos de la existencia de la LOMCE en España, ley puramente ideológica y con un objetivo claro; la creación de técnicos en vez de librepensadores, de crear a autómatas gubernamentales antes que individuos libres. La educación Española está sostenida a través de unos brazos ideológicos en vez de una Ley general. Todos conocemos los problemas de la LOMCE y su “confusa” aplicación a día de hoy, tácticas para que las universidades privadas puedan gozar de más alumnado, el ser humano como una espiral que rueda entorno de la economía, eliminación del pensamiento crítico y adhesión a ideas políticas próximas al gobierno dirigente. Lo que el gobierno y los ministros no saben es la contraposición ideológica que están creando. Antonio Gramsci, militante y creador del PCI (Partido Comunista Italiano) manifestó el gran error que ha cometido el comunismo en divulgar su ideología en las fábricas y no en universidades. Podemos apreciar hoy día que las universidades e institutos son un núcleo férreo (en mayoría) a ideas marxistas.

Esto es debido a una especie de “causa y efecto”. El gobierno crea una ley ideológica y esta es aprovechada por la ultraizquierda. Las excusas de los partidos que dirigen grupos de estudiantes con afinidad “izquierdista” es que ellos siempre han defendido la educación pública, de que ellos siempre han defendido a los estudiantes reclamando derechos constantemente, etc. El trasfondo de estos movimientos no es protestar contra dichas leyes, sino sumar militantes jóvenes a sus filas. Si reflexionamos la situación actual en España y el auge de partidos como Podemos observamos que la mayoría juvenil se decanta cada vez más por una izquierda radical, esto es debido a la implantación ideológica en las escuelas, es extraño, ya que la Ley general de educación actual es derechista pero dentro de las escuelas se centran en unos valores sociales izquierdistas, tales como el feminismo, la violencia de género, la pluralidad sexual, etc. Entonces, ¿Qué problema existe en la educación Española? La educación es un derecho fundamental del individuo y no tiene porque estar sujeta a ninguna ley ideológica. El adoctrinamiento en las aulas y la libertad de cátedra son dos némesis que se enfrentan en un marco legal con vacíos muy claros.

Un gobierno se tiene que encargar de formar a sus alumnos en la pluralidad más completa y de formar (como bien he dicho antes) a librepensadores y críticos del mismo sistema, pero a un estado organizado no le conviene perder su hegemonía, de esa forma no desarrolla a alumnos sino máquinas desinteresadas por su futuro y sus alrededores, máquinas de memorizar y olvidar, máquinas que sirven para comprender unos valores antes mencionados que tienen que quedar en el entorno familiar. Con lo último no quiero decir que no se apliquen en los centros, sino que únicamente se debata sobre ellos y no se impongan. Por otro lado el auge de la ultraizquierda es latente en los institutos y podrán llegar a criminalizar a aquellos que no vayan con su causa. En conclusión, es necesario crear una ley apolítica y general de Educación, se debería de dejar a los docentes participar en decisiones en las cuales les influya a ellos y la participación del centro. Frenar la educación como arma ideológica y lo más importante, utilizar el pensamiento crítico frente a los radicalismos y fanatismos innecesarios a día de hoy.

clase250

Anuncios