Agencias. El presidente de Hungría, Viktor Orban, ha propuesto este miércoles que la Unión Europea construya “grandes campos de refugiados fuera de la UE, con fuertes medidas de seguridad” para enviar a los “inmigrantes ilegales”. “Podría ser en una isla, o en la costa del norte de África”, ha apuntado el presidente húngaro en una entrevista.

Hungría ha sido duramente criticada desde que se inició la cuestión de los refugiados, por su firme posicionamiento en defensa del derecho de los estados europeos a proteger sus fronteras al margen de las imposiciones de la UE. Su Gobierno apuesta por expulsar a todos los inmigrantes ilegales y, según él, los que entran ilegalmente en territorio europeo tienen que ser detenidos y expulsados”.

Por eso, el próximo 2 de octubre se celebrará un referéndum en Hungría, impulsado por el Gobierno, sobre la política de los refugiados. Orban ve el referéndum como una “lucha contra los burócratas de Bruselas” que quieren imponer su política de refugiados en Hungría. Para el presidente húngaro es imprescindible que Europa garantice “la seguridad en las fronteras” y critica la “bienvenida” de refugiados a Alemania. Un tipo de política que rechaza frontalmente desde su ejecutivo.

En la entrevista, Orban ha asegurado que actúa así porque ama “a este país”, y no quiere “que nadie lo cambie desde fuera”.

En este sentido, el presidente ha vinculado también el ascenso de la inmigración, la llegada de refugiados musulmanes y el terrorismo, y ha advertido de un posible cambio de la “civilización”. La inmigración, para Orban, puede significar “el fin de las civilizaciones tradicionales, los estilos de vida, las culturas y las naciones”.

Anuncios