lepenroma“La formación que lidera Marine Le Pen sería el partido más votado en primera ronda, con un 26% si su rival de Los Republicanos es Sarkozy o el 28,5% si es Juppé”.

Gaceta.es. El sondeo ha sido realizado durante la primera semana de septiembre por la empresa TNS-Sofres y publicado por Le Figaro. Dos son los datos más llamativos de la encuesta.

El primero es que los dos partidos más votados serían el Frente Nacional y Los Republicanos. La primera de las formaciones tiene claro que su candidata será Marine Le Pen, mientras que los conservadores tienen una guerra interna abierta entre los partidarios de Sarkozy y los de Juppé.

Si el candidato de Los Republicanos fuese el primero, obtendría un 20% de los sufragios en primera ronda, muy por debajo de los frentistas que subirían hasta superar el 26%. Si la opción elegida es Juppé, mejorarían su resultado, obteniendo según la encuesta el 25% de los sufragios, pero auparían todavía más al Frente Nacional que conseguiría el 28,5%.

El segundo de los datos es también muy significativo y es que el Partido Socialista Francés, liderado por el actual presidente François Hollande, se hundiría hasta la cuarta posición -con poco más del 10% de los votos-, superado por la nueva formación liderada por su exministro de Economía Emmanuel Macron que obtendría entre el 15 y el 16%.

Está claro que la crisis social, económica y laboral que atraviesa Francia está desgastando a las viejas formaciones políticas. Hollande está siendo penalizado por haber hecho seguidismo de las políticas migratorias dictadas por Angela Merkel. Pero también por el intento de imponer una reforma laboral a la que se ha opuesto radicalmente -igual que a las políticas sobre refugiados- el Frente Nacional, que se ha convertido en el primer partido entre los trabajadores franceses.

Roto el partido socialista, el principal rival de la candidata frentista es el expresidente Nicolás Sarkozy. Éste ya ha comenzado una campaña para restar voto a Le Pen. Se ha sumado a los postulados que la formación identitaria lleva proponiendo desde hace décadas y ha sido muy contundente en su guerra contra el burkini. Un cambio en su líneas políticas que ha llevado a la candidata del Frente Nacional a explicar cómo Sarkozy se reunió en secreto este pasado mes de agosto con el monarca saudí, Salmán bin Abdelaziz, en Marruecos. Y ha afirmado que “pretende ser el campeón mediático de la lucha contra el islam radical, (pero) ha ido a rendir lealtad al promotor mundial del wahabismo”.

Anuncios