Agencias. La fotografía de Omran Daqneesh, un niño sirio cubierto de polvo y sangre se hace viral en las redes sociales convirtiendo a un confundido y desesperanzado infante en el símbolo de la tragedia humanitaria que socava las ilusiones del pueblo sirio. El autor de la instantánea es Mahmoud Raslan un hombre cercano a los terroristas sirios que se presenta como fotógrafo e incluso periodista. Sin embargo, usuarios de Twitter han revelado que Raslan podría tener nexos con rebeldes pertenecientes al grupo terrorista Harakat Nour al-Din al- Zenki, un grupo extremista que participa en el conflicto armado en Siria

Una foto publicada en el medio Offguardian.orgcaptura el momento en el cual Raslan sonríe felizmente a la cámara mientras a su espalda se ve un tanque y un rebelde sirio. Igualmente una serie fotográfica publicada por la organización, muestra al supuesto periodista acompañado por los miembros del grupo terrorista al- Zenki, vistiendo la misma camisa azul que tenía el día en que fotografió a Omran, el niño de Alepo. 

La agrupación de rebeldes sirios es responsable de la decapitación de Abdullah Tayseer un niño palestino el pasado mes de julio. Tras la amenaza de Estados Unidos de retirar el apoyo logístico, los terroristas se justificaron diciendo que la víctima era en realidad un combatiente de una fracción del ejército del presidente sirio Bashar al- Assad. 

El niño Omran Daqneesh es una de las miles de víctimas de la guerra en Siria. Los terroristas fueron financiados por Estados unidos por considerarlos terroristas “moderados”. Analistas señalan que los grupos armados que luchan en contra del gobierno del presidente sirio Bashar al- Assad son financiados por Estados Unidos con el fin de precipitar la caída el gobierno para controlar el país.

Anuncios