Agencias. Un encuentro de organizaciones patriotas fue celebrado hoy a puertas cerradas en la ciudad italiana de Bolonia ante las protestas de partidos políticos, sindicatos y organizaciones de extrema izquierda. Anunciada en diciembre pasado como la “cumbre” de organizaciones patriotas italianas y europeas, al final el conclave fue bajado de categoría a “encuentro privado” en un lugar secreto, según anunció en un comunicado la organización Forza Nuova, que convocó al evento.

“No ha sido dado a conocer, ni lo será dado en las próximas horas el lugar del encuentro”, dijo la organización politica patriota que acusó a los medios de haber “estimulado los apetitos antifascistas” del alcalde de Bolonia, Virginio Merola, que esta tarde encabezó una manifestación contra lo que ellos califican como “extrema derecha” en el centro de la ciudad. “Lo que ha sido dicho hasta ahora no corresponde a la verdad y ha servido únicamente para estimular los apetitos antifascistas de un alcalde que aparentemente tiene tiempo que perder pese a los problemas que sufre Bolonia”, dijo el comunicado de Forza Nuova.

Andrea De Mariam, parlamentario del gubernamental Partido Democrático (centroizquierda) respondió en una nota en la que se arrogaba la titularidad del sentir general de los boloñeses que estos “rechazan toda provocación e intento de legitimación del fascismo y exigen, en respeto a la historia, un presente de participación democrática sin políticas dirigidas a fomentar odio y tensión”.

Denunció que Forza Nuova ha emprendido una “campaña de movilización” para reivindicar, en las formas y en los modos, “el periodo más negro de nuestra historia”. “Es necesario recordar una vez más que Bolonia sufrió por el fascismo y la guerra una larga serie de lutos y martirios”, añadió. En tanto, unas solo unas 200 personas, convocadas por el alcalde, sindicatos y organizaciones de extrema izquierda, se manifestaron en la céntrica plaza Nettuno de la ciudad contra el conclave convocado por Forza Nuova.

Anuncios