marionlepenAgencias. Marion Le Pen denuncia que el foco mediático se pone sobre las movilizaciones defensivas contra los ataques de los refugiados y no contra los propios ataques. “Indignación selectiva”, dice.

“Incendio criminal de la Iglesia de San Luis de Fontainebleu, ¿dónde están los gritos políticos y mediáticos? Indignación selectiva”. Así mostraba su indignación Marion Le Pen a través de un tweet tras el muro de silencio que, a su juicio, han levantado medios de comunicación y clase política en torno al ataque de una Iglesia en la localidad parisina de Fontainebleu en el que se robaron hostias consagradas, se profanaron imágenes y el templo quedo en gran parte calcinado.

El pasado domingo a primera hora de la mañana se produjo un aviso a emergencias en la localidad francesa de Fontainebleu, al sur de París, después de descubrirse que salía humo del interior de la iglesia de Saint Louis. Según informa el diario francés Le Figaro, el fuego fue descubierto al abrirse las puertas de la iglesia a las 7.45 e inmediatamente acudieron los bomberos al lugar y lograron controlar el incendio tras varias horas de trabajo intensivo.

El fuego ha calcinado una imagen de la Virgen del siglo XIV, un retablo del siglo XV y un altar creado en el siglo XVI, tal y como ha informado el alcalde de Fontainebleu, Frédéric Valletoux, a través de su cuenta de Twitter en la que ha publicado imágenes de cómo ha quedado el templo tras el incendio.

Además del fuego, varias estatuas con imágenes de santos fueron profanadas y puestas del revés, según ha informado el sacerdote José Antonini al diario Le Parisien. Asimismo, se encontraron hostias consagradas arrojadas en el suelo y la imagen de un Niño Jesús ha desaparecido, así como el copón que contenía las formas sagradas.

Gracias a la investigación de las fuerzas de seguridad francesas se ha descubierto que los autores de este incendio formaron pequeñas hogueras con mobiliario del interior del templo para propagar las llamas. “En Fontainebleau, todos estamos muy conmocionado e indignados. Daño incalculable”, ha declarado el alcalde de la localidad, que ha condenado estos ataques contra los símbolos religiosos y ha lamentado el daño producido a la comunidad católica.

Por su parte, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha emitido un comunicado en el que ha transmitido un mensaje de “consuelo y apoyo” a los católicos después de el ataque a uno de sus templos. El ministro ha reiterado en su comunicado su voluntad de “proteger todos los lugares de culto” y ha dado las órdenes pertinentes para que se refuercen las medidas de seguridad.

“Los católicos hemos sido atacados. Tener tolerancia hacia otras religiones es bueno, pero hacia los cristianos también”, ha declarado un feligrés de la iglesia de Saint Louis -otra Iglesia atacada con pocas horas de diferencia- al diario Le Parisien, manifestando de esta manera el sentir de la comunidad católica, profundamente afectada por los sucesos producidos el pasado domingo.

Anuncios