repartohsmRedacción. El pasado día de Reyes, una veintena de militantes del Hogar Social Madrid, recorrieron las frías calles del centro de Madrid repartiendo chocolate caliente y roscones, “pues hay quien, entre tanto intercambio de regalos, solo esperaba algo para comer” añadieron.

“No hay que olvidar, que el espíritu navideño no es otro que el amor, sustituído en estas fechas por un materialismo extremo que, por un lado, condena a unos al hambre más miserable y, a otros, a ser esclavos del consumismo. Por eso, nosotros decidimos empezar el año amando al que menos tiene y más se lo merece, pues ese es el mayor regalo que la Navidad nos puede brindar, la lucha por la consecución de la justicia social, alejados del esperpento político que gira alrededor del robo masivo y la corrupción, o del adoctrinamiento contra nuestras tradiciones a través del mal gusto” afirman desde HSM.

Anuncios