welcomerefugiadosArtículo de Opinión. Iberia Cruor. Llevamos todo este año pasado escuchando hablar de los refugiados tanto en los ámbitos políticos, como en los mass media, y de nuevo en año nuevo han vuelto a ser noticia pero esta vez han sido noticia tras cometer mas de 600 agresiones, y subiendo, de tipo sexual y robos a mujeres sobretodo en la ciudad de Colonia y en otras ciudades europeas en menor medida en la noche de fin de año.

En primer lugar, y antes de entrar en materia, vamos a definir lo que es un refugiado y todo lo que conlleva ser un refugiado para poder empezar a entender el problema desde su origen.

¿Qué es un refugiado?

De acuerdo con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”

¿Qué derechos tiene un refugiado? 

Un refugiado tiene derecho de asilo en condiciones de seguridad. Sin embargo, la protección internacional incluye algo más que la propia seguridad física. Los refugiados deberían recibir al menos una ayuda básica y los mismos derechos que cualquier otro ciudadano. Así, los refugiados tienen derechos civiles, incluyendo la libertad de pensamiento, de movimiento, y el derecho al respeto como persona. De igual forma, los derechos económicos y sociales se aplican a los refugiados al igual que a otros individuos: derecho a asistencia médica gratuita, derecho a trabajar para los adultos, y derecho a la escolarización para los niños.

Por lo tanto vemos que toda persona que reciba el estatus de refugiado en el país de acogida tiene los mismos derechos que un ciudadano de dicho país y además el derecho de una ayuda básica o subsidio para cubrir sus necesidades, en el caso de lo que estamos hablando ahora mismo el subsidio para los “refugiados sirios” es de unos 400 € además de todos los derechos civiles y sociales como el acceso a una sanidad gratuita, acceso a guarderías, etc., etc.

Según la propia ONU hay cinco millones de refugiados sirios repartidos entre los países limítrofes de Siria como son Líbano, Jordania, Egipto, Irak o Turquía, excepto en Arabia Saudí y los países de su entorno que pese a compartir lengua y cultura estos países se han negado a acoger a ningún refugiado sirio. Si tenemos en cuenta que estos refugiados llevan desde el inicio de la guerra en estos países y dicha guerra comenzó hace ya cinco años nos preguntarnos, ¿por qué los refugiados han empezado a llegar a Europa en el año 2.015 y no en los años anteriores?

El motivo es más que evidente, ciertas élites mundiales y europeas que necesitan de mano de obra barata y de pegarle una rebaja más a los derechos sociales adquiridos por los europeos han propiciado que los refugiados empiecen a llegar a Europa, primero con una campaña de los mass media brutal imponiéndonos la necesidad de acogerlos en base a que si nos negamos a ello o lo criticamos somos casi el mismo demonio, por otro lado la clase política repitiendo hasta la saciedad de la necesidad de que vengan los refugiados y de la política de puertas abiertas, y por otro lado, los grupos pro-inmigrantes y de extrema izquierda apoyando esas tesis desde la perspectiva de que es un deber histórico y culpando al propio pueblo europeo como los responsables de dicha crisis, como si nosotros fuéramos culpables de lo que ciertas elites mundiales antidemócratas hagan o dejen de hacer.

En este sentido es más que curioso que George Soros, el magnate multimillonario y especulador financiero húngaro de origen judío, que es miembro de esas élites que defiende la llegada de los refugiados, es a su vez uno de los principales financiadores de los grupos de extrema izquierda europeos. Aquí queremos dejar una reflexión en el aire, ¿por qué esa extrema izquierda que dice combatir a las élites internacionales a favor del trabajador y del pueblo acepta dinero para financiarse de dichas élites y curiosamente lleva a cabo los dictámenes que estas élites imponen?

Y bien, por otro lado además de estas élites esta Turquía, que de forma interesada ha empezado a enviar supuestos “refugiados” a Europa para presionar sobre una posible negociación para la entrada de Turquía a la U.E. o de unos beneficios económicos, como Merkel ya anunció el año pasado en las negociaciones que esta llevando a cabo con Turquía.

Por lo que, viendo esto, ya nos podemos hacer una idea de las intenciones ocultas de las grandes élites en connivencia de la clase política y de la extrema izquierda para traer a estos refugiados a Europa, para usarlos como carne de cañón y despojándolos de toda dignidad humana usándolos para crearnos un cargo de conciencia de una culpa que no es nuestra con el objetivo de empobrecer aún más a las clases medias de los países europeos, acabar con el paupérrimo estado de bienestar y acabar con nuestra identidad.

Ahora bien, los principales problemas que están trayendo los refugiados, por un lado que se están aceptando sin ningún tipo de control previo, desconociendo realmente sus países de origen, por otro lado, en su mayoría son jóvenes varones y no todos procedentes de Siria como nos están vendiendo también los hay procedentes de otros lugares de Oriente Medio y del norte de África. Por lo tanto esto hace sospechar, si son refugiados que huyen de una guerra nos volvemos a preguntar ¿por que no están viniendo mayoritariamente familias que por miedo huyen de una guerra?, y en lugar de ello ¿por qué están viniendo en su mayoría varones jóvenes en edad de trabajar?

Volvemos a insistir en la idea anterior, porque son mano de obra barata y no cualificada que pretende acabar con las clases medias y el estado de bienestar para favorecer económicamente a las grandes élites, y además, que debido al gran choque cultural entre civilizaciones también pretenden acabar con nuestra identidad y tradiciones imponiéndonos unos totalmente ajenas a nuestras costumbres y a nuestra identidad.

Por lo tanto, el principal problema que conlleva esto es que es una inmigración encubierta, es decir, son grandes masas de jóvenes varones los que están entrando en Europa y que encima tienen un estatus de refugiado, es decir cobrando un subsidio mínimo de 400 € mensuales, además de todos los derechos sociales de un ciudadano del país de origen, que quiere decir esto, que es una inmigración masiva pero no como comúnmente conocemos, si no que además entran con una base minima de nivel de vida, por lo tanto lo que se busca es el abaratamiento de la mano de obra no cualificada de manera alarmante, si encima tenemos en cuenta que en Alemania, país donde están llegando la mayoría de refugiados, para ser de clase media es necesario tener entre dos y tres trabajos como norma general, lo que se esta llevando es a una crisis social y a una precarización aún mayor, si cabe, del empleo.

Esto como problema en cuanto al abaratamiento del empleo y el intento de acabar con el paupérrimo estado de bienestar, por otro lado, nos encontramos con el gran choque cultural que nos producen los refugiados, choque cultural que por cierto llevamos años viendo con las llegadas masivamente de inmigrantes a Europa.

Este choque cultural demuestra el gran fracaso del multiculturalismo como modelo migratorio impuesto por las élites europeas frente al modelo asimilacionista que es el que marca la pura lógica. Para entender un poco esto debemos de definir qué es el multiculturalismo y el asimilacionismo.

Por una parte, el multiculturalismo, es aquel modelo en el cual el inmigrante no se integra, si no que la sociedad receptora o país receptor tiene que adaptarse a sus costumbres para crear esa panacea de torre de babel donde todas las culturas pueden convivir pacíficamente, este modelo como venimos comprobando desde su implantación es un fracaso, y no lo decimos sólo nosotros, lo dicen multitud de intelectuales desde la izquierda más radical hasta la derecha más conservadora, y es que no es muy difícil de llegar a esa conclusión tras comprobar el incremento de la inseguridad ciudadana causada por el aumento de la criminalidad y agresiones por motivos de puro racismo anti-europeo por parte de la población inmigrante o por parte de los descendientes de estos.

Por otro lado, el modelo asimilacionista, es el modelo que marca la pura lógica y consiste en que todo inmigrante que es recibido por una sociedad se ha de adaptar a los valores, cultura, normas y tradiciones de dicha sociedad y no ésta la que se adapte al inmigrante, al igual que sólo hay que recibir una inmigración necesaria no una masiva y descontrolada cómo la que se ha recibido estos años y como la que se está recibiendo de manera encubierta con los llamados “refugiados sirios”.

Una vez analizado el problema de raíz y volviendo al tema de las agresiones, debemos de puntualizar varias cosas. Por un lado, los robos y las agresiones de tipo sexual que se produjeron masivamente la pasada noche vieja en Colonia y otras ciudades europeas, más de 600 denuncias a día de hoy sólo en Colonia, no han sido un caso aislado, sino que se han producido de manera organizada y perpetradas según las agredidas por personas de origen árabe y del norte de África, es decir refugiados, la policía por su lado ha querido ocultar la realidad, una realidad que les ha terminado explotando en las manos, pero es más que evidente que si no todas las agresiones se han producido por personas con el estatus político de “refugiados” si que todas han sido perpetradas por inmigrantes jóvenes.

Para más inri hemos visto los videos que han salido a la luz donde estos “refugiados” se jactaban de las ayudas que les ha prometido Merkel y de que “están invitados en Alemania por Merkel”, que “debemos de darle lo que pidan”. Por otra parte, este caso ha puesto de manifiesto como las asociaciones pro-inmigrantes, asociaciones feministas e izquierda en general han quedado retratados al no condenar ni las agresiones ni la respuesta machista de la alcaldesa de Colonia que culpaba a las propias alemanas de las agresiones por llevar una vestimenta “inapropiada” y demasiado “alegre” que podía herir la sensibilidad de los refugiados, porque claro no olvidemos que el modelo multicultural conlleva a esto, y es a la adaptación de nuestras normas y nuestras costumbres a las exigencias de los inmigrantes, en este caso “refugiados”, hasta tal punto de acusar a sus propias ciudadanas de ser las provocadoras de dichos ataques.

Ante esta declaración machista si tuviera un mínimo de decencia dicha alcaldesa habría dimitido al momento. Nos gustaría saber si dichas declaraciones se hubieran producido en otro contexto político que no fuera el de los refugiados cual habría sido la respuesta de dichas asociaciones feministas. Por otro lado, en los propios campos de refugiados de Europa, dichos refugiados han obligado a prostituirse a las pocas mujeres que realmente son refugiadas que huyen de una guerra ante la impotencia de sus familias y ante la pasividad de las autoridades, creando los supuestos “refugiados” una trama de prostitución alrededor de ellos.

De todos estos hechos apenas hay una treintena de identificados, ni siquiera detenidos, y sin posibilidades de llegar a pillar a los cerca de un millar de personas que han participado en las agresiones según la policía, no olvidemos que estas agresiones sexuales en Alemania son las más graves ocurridas desde las postguerra mundial, y las autoridades alemanas una vez más no actúan para detener a los autores. En cambio, si que actúan para detener a más de 200 personas de la organización PEGIDA por el hecho de manifestarse contrarios al Islam, la inmigración y los refugiados por unos cargos que no quedan muy claros cuales son.

Lo único bueno es que a pesar de toda la propaganda a favor del multiculturalismo y de los refugiados, a pesar de que la policía no esta ejerciendo sus funciones de protección del ciudadano de una manera premeditada y a pesar de la estigmatización sobre las personas que ponen en duda dicho modelo en Alemania la respuesta de la sociedad civil alemana ha sido rápida y han organizado movimientos civiles para la protección y para la seguridad pública ya que tristemente la policía ha dejado de ejercer sus funciones de protección pública del ciudadano alemán.

Tras analizar todo esto la conclusión a la que llegamos es que la única solución que hay para nuestros países es cambiar el modelo multicultural de integración por uno asimilacionista donde no recibamos más inmigración que la necesaria y que ésta este obligada a adaptarse a nuestras costumbres y no al revés. Y para eso es necesario llevar a cabo deportaciones masivas de inmigrantes inadaptados y de inmigrantes que no cumplan con nuestras leyes además de todos aquellos que se encuentren en situación irregular o hayan entrado de manera irregular a nuestros paises. Del mismo modo hay que retornar a todos los “refugiados” a sus paises de origen y para ello además de expulsarles es necesario apoyar al gobierno de Al-Asad como único gobierno legitimo y estable para Siria.

Anuncios